El sujetador postoperatorio es una pieza fundamental dentro del proceso de recuperación de una cirugía de mamas cuya funcionalidad va de la mano con la comodidad y la recuperación. 

En el caso de la cirugía de senos, es importante utilizar un brasier postoperatorio por diversas razones:

  1. Promueve el proceso de cicatrización.
  2. Brinda alivio frente a la hinchazón que experimenta la paciente en el área intervenida.
  3. Previene movimientos bruscos que podrían afectar los resultados del procedimiento.
  4. Contribuye a que la prótesis se ajuste a los tejidos y adquiera la forma deseada, evitando la encapsulación o desplazamiento de la prótesis.

Después de someterse a un aumento de senos, es crucial utilizar un brasier postoperatorio las 24 horas del día, todos los días, durante al menos el primer mes tras la cirugía. Aunque pueda resultar difícil e incómodo al principio, este paso es necesario para lograr el resultado deseado. Estos brasieres son diferentes a los que se suelen usar a diario porque están especialmente diseñados para el período posterior a la cirugía. Son cómodos, transpirables y aplican la presión adecuada, entre otras características importantes.

¿Qué puede pasar si no se usa el brasier postoperatorio?

No usarlo después de una operación de senos puede tener consecuencias negativas importantes. En primer lugar, puede provocar un retraso en la cicatrización debido a la falta de soporte adecuado para mantener los implantes en su lugar y reducir la tensión en las incisiones.

Esto puede aumentar el riesgo de complicaciones y prolongar el proceso de cicatrización. Además, la ausencia del sujetador postoperatorio puede dar lugar a una hinchazón excesiva y prolongada en el área intervenida, lo que causa molestias y puede retrasar la recuperación.

Otra consecuencia es la posibilidad de movimientos bruscos en los senos que afecten los resultados del procedimiento. Sin el soporte proporcionado por el brasier postoperatorio, los implantes pueden desplazarse, alterando la forma de los senos y comprometiendo el aspecto estético deseado.

También existe un mayor riesgo de contractura muscular y hematomas, que es la formación de tejido cicatricial alrededor del implante, así como el desplazamiento de los implantes de su ubicación deseada. 

El período de recuperación después de la cirugía es de gran importancia, ya que el cuidado adecuado en esta etapa es crucial para garantizar resultados óptimos.

Por lo tanto, como profesional de la salud recomiendo seguir ciertas pautas durante el postoperatorio, como dormir boca arriba y evitar levantar peso o realizar movimientos que puedan ejercer presión en la zona intervenida, como alzar los brazos.

Add Your Comment